//
you're reading...
Uncategorized

El vuelo de la libélula.


Libélulas, obtenido del blog de ladyParanoia en blogia.com

Recuerdo esa tarde luego de tomar un forzado descanso en el trabajo, caer rendido entre lagrimas y depresión sobre la cama de nuestra vieja casa familiar. En aquel momento sentí que lo había perdido todo. La fe, las fuerzas, había perdido mucho mas que una importante relación.

Sobre la cama, la tarde se hizo noche, y se transformo en otro día. Me sentía avergonzado ante el mundo, totalmente inestable, confundido entre la autocompasión y el dolor del fracaso.

Solo tenia una pregunta en mi mente de papel reciclado, Que haré ahora?, y se repetía vez tras vez, Que haré ahora?  Estaba encerrado en un huevo de dudas. Solo pensaba en lo que otros podrían decir, y en la manera como me miraban. No quería salir de aquel cuarto, de aquel estadio de estupor, lagrimas, y soledad. Supongo, que mi crianza de tradición machista, me hizo escuchar la voz de mi padre decir: “Los hombres no lloran” o “Llorando no se resuelve nada”; obligandome a dar el primer paso para salir del hoyo donde estaba.

Sin las lagrimas y aquel sentimiento, no se hubiera producido ningún estado de cambio en mi, ya que las lagrimas son la válvula de escape de esa presión constante que uno produce en las calderas de nuestra mente, una presión que alimentamos con prejuicios, y pensamientos de todo tipo, por lo general negativos.

Ese día, limpie la casa, como cuando aun mi madre vivía y todos ayudábamos en la limpieza del sábado. Luego me fui de compras,  como si gastar dinero fuese a resolver la situación.  Y compre de todo lo que pudiera hacerme falta en la casa, pues recientemente había solicitado un préstamo.  Me sentía aliviado, alegre, con un espíritu de logro inmenso.

Lo único que si acrecenté fueron mis problemas, pues al llegar a la casa vacía, me di cuenta que no tenia con quien compartir nada, ni a quien decir las experiencias del día, estaba solo con una montana de aparatos y efectos que simplemente solo sirvieron para aumentar mis deudas. Entonces, me arrebató esa conocida sensación de perdida, de insatisfacción, y una pregunta sin contestar:

Que haré ahora?

La jodida pregunta, no era algo que podía eliminar, escuchando mis cds favoritos de Mingus, Blakey, o escuchando Autum Leaves, en los metales de Charlie Parker. La pregunta se extendía, mas allá del  momento, de aquella tarde, como una onda de choque la proyectaba hacia mis años por venir. Es acaso que me detendría a vivir sufriendo, mientras me transformaba en un trapo sucio, del cual todos se reirían?

Debía tomar una decisión, pero cual?  Mis compañeros y amigos estaban ocupados con sus propios asuntos, tampoco era propio que los asfixiara con los míos, total era mi problema y debía resolverlo yo mismo.  No, no pretendía aislarme, pero tampoco pretendía ser la carga de nadie.

Al tener formación religiosa, decidí reunirme con los miembros de la organización a la que pertenecí por muchos años. Razonamiento fallido, no sentí nada, excepto la idea de ser escudriñado por las miradas de personas que desean juzgar todo lo que haces. Aunque me decían que se alegraban de verme, en el aire solo flotaban significantes sin contenido, palabras vacías.

Salí de aquel lugar manos entre los bolsillos, sin saber que rumbo tomar, no quería regresar a la casa vacía, cosa que eventualmente tendría que hacer, pero antes decidí montarme en un autobús, de esos gigantes brasileño que el gobierno compró reparados al gobierno carioca.

Anduve, colgado de una mente en blanco la mayoría del recorrido, con la mirada atenta a todo y a nada. Sentía el deseo de llorar, pero las lagrimas se habían agotado. Cuando regrese de mi viaje por el limbo, ya era hora de volver a la casa.

Mi vida se estaba convirtiendo en una rutina, sin rumbo, y sin sentido.

Unos días después ya había vuelto a la vida productiva, y estaba entrando a una clase de filosofía en la universidad autónoma. Nunca imagine que en este lugar, lleno de tantas historias de frustración encontraría yo una puerta a la salida.

El nombre del profesor es muy importante, porque hay que reconocer sus méritos a las personas por mas extrañas que parezcan . Aridio, ese era su nombre, en principio me pareció un loco ególatra u otro frustrado que solo se quiere ganar su dinero.  Un hombre de estatura media, de tez oscura, con una mirada inquiriente, pelo blanco, y voz enérgica, durante un curso de mucho estudio, debates y contradicciones, me hizo conocer el marxismo, y las ideas de comunistas del partido chino, una visión critica de la  vida.  Obviamente, ni el, es comunista, ni yo me convertí en uno, sin embargo la idea de interactuar con todas las cosas y chocar en el mundo con cada idea y pensamiento, para llegar a conocer verdades, me sedujo.

El nos animó, a participar del deporte, del arte en todas sus manifestaciones, la política, los fenómenos y hechos económicos. Su influencia trabajó tanto en mi mente, que por primera vez sabia como contestar la  constante:

Que haré ahora?  Y la respuesta fue: De Todo!

El nos sugirió que creáramos un diario, y cree un blog. Como tenia que insertarme y convertirme en un ente participativo y social, decidí adoptar una postura contemporánea de esta visión, y me cree una cuenta en una red social.  Poco tiempo después, me estaba uniendo a un taller literario, por recomendación del prof.  E. Javier, quien vio potencial para la narrativa en mi. Mi lista de amigos, aumentaba, y me encontré con viejos amigos que practicaban los mas diferentes hobbies. Uno de ellos fue Luisa, quien me abrió la puerta a Cicloruta, un grupo fantástico de deportistas y entusiastas de las bicicletas, al que me asocie sin dudar.

Pero aun habían, huecos que cerrar, iniciaba un proceso larvario que no sabia exactamente donde me llevarían. Me estaba alimentando de experiencias que ahora se exponían en este universo vasto que llamamos vida.

De repente, me vi viajando por los campos del país, viendo la vegetación, los pastizales, la gente, las estrellas. Definitivamente las perspectivas cambian en el campo abierto. Viajé, como nunca lo había hecho, fui a la vega, jarabacoa, salcedo, tenares, cotui, san francisco, moca, santiago, puerto plata, san cristobal,  azua, san juan, mella, duverge, higuey, bavaro.

La vida palpitaba en cada esquina, los amigos aparecían, y llenaban cada espacio de mi alma.  De repente, me cruce con un grupo en las redes sociales, a los que le llaman la cuadrilla, era un grupo conformado por gente diversa, dispuestas a compartir sus ideas, y compartir su postura, desde el mas trivial tengo hambre, hasta las discusiones mas intricada sobre racismo, política internacional, y religión.

Edito, Manuel, Nilda, fueron de mis primeros contactos, y tras ellos comenzaron a llegar una gran cantidad de gente de las que me siento muy orgulloso de decir que son mis amigos.  Linet, Lina, el prof. Benzan, Hannah,  La naranjita, Arelis, Bere, Esther, Simo… y la lista, hoy sigue creciendo.

A pesar de todos estos cambios, algo no terminaba de cuajar.  Hacia donde iba a ir? Que rumbo llevaría mi vida, el deporte, las artes, la política, la arquitectura? Ahora tenia muchos caminos por donde andar, pero cual seria el fin?

De momento me sentí desconcertado como al principio, salvo que ahora no estaba del todo solo. Como las larvas de libélula en un estanque de agua dulce, estábamos todos allí pululando, tratando de dejar en ese estanque un tejido de problemas que nos cubrían. Pero al igual que esos interesantes insectos no sabíamos que la vida de una libélula se extendía mas en el estanque, como una larva, que en el cielo como un ente libre que vuela hacia su destino.

Pienso que tal vez, las redes sociales fuesen un gran instrumento, de resolución de problemas, si todos compartiésemos nuestras experiencias, e ideas de como solucionamos nuestras propios conflictos. No digo, desplegar nuestros asuntos privados en publico, pero discutir ideas, sobre asuntos que nos afectan a todos.  Pero esto es solo un pensamiento, ademas solo soy una larva en este gran estanque.

Pero volviendo a mi situación, ahora, estaba involucrado con el mundo, y el mundo me involucraba, sin embargo, existía en mi un minúsculo sentimiento de insatisfacción, y me preguntaba por que?  Si estaba nadando con las demás larvas en un mundo gigantesco. Tenia todo por delante, soy joven, tengo metas, por que la insatisfacción?

Evidentemente me preocupaba demasiado por eso que no tenia, el amor. Me había sentido tan absorto en buscar sentirme enamorado que no tenia lo que buscaba, y es que, parafraseando un poco a R. L. Stevenson, al amor no se le busca, el te encuentra.

Y ahí estaba yo, luchando contra mi mismo, por no tener lo que tantos asíamos, sin comprender que era una lucha en vano. No importa cuanto nos esforcemos, el amor llega, se va o vuelve.

Muchas veces me sentí miserable, y pasaba noches frente al teléfono, queriendo llamar a aquella persona que tanto amaba y que significo tanto para mi, a sabiendas de que si lo hacia, solo encontraría una reacción de orgullo y rechazo. Ademas, ya no podía seguir haciéndome daño.

Otras noches, solo me quedaba despierto escribiendo, para mantener mi mente ocupada, otras veces, conversaba con una amiga, a quien nunca le confesé lo mucho que me gustaba, pero era mi amiga. No deseaba destrozar una amistad por aventurarme a una conquista de lo que parecía imposible.

Ella, definitivamente es especial. Le gustan las artes, la fotografía, los ninos, los animales, es super alegre, baila hasta los anuncios, tiene un caracter para partirle el trasero a cualquiera, y siempre le duele la cabeza. Es genial, tiene una pasion, por los libros, cosa que ya se me hace contagiosa.

Algunas veces, conversamos sobre sus trabajos, otras veces sobre su día.  Pocas veces conversamos sobre mi, o mis asuntos, tal vez a ella no le interesaba, probablemente yo no quería estar demasiado cerca.

No se si se dan cuenta, pero en un momento estaba yo, sufriendo por no tener el amor, luego, por que encuentro a alguien que me gusta, y estoy tan aterrado que no puedo comunicárselo.

El fin es que ella, no lo sabe, o no lo sabia, pero conversando una de esas madrugadas, le comunique lo mal que me sentía conmigo mismo. Y en un momento como si fuese magia o entre el sueño, aquella amiga, larva compañera de este estanque de penas y alegrías, me sugirió que leyera un libro, Veronika decide morir, por Paulo Cohello.  En aquel momento pensé, otro libro de auto ayuda barato, realmente no quería leerlo. Pero las ultimas palabras de mi amiga que retumbaban en mi cabeza, -te ayudara mucho, decia-  me animaban a buscarlo.

Busque el libro, lo obtuve. Pasaron meses antes de leerlo, pero al abrirlo por primera vez, no pude detenerme, así que lo leí en un periodo de 48 horas. Al leerlo, me pareció bueno, y al pasar los días, lo encontré inspirador.

Mi amiga tenia razón, me ayudo a ver el mundo diferente, no como lo había visto antes, sino como lo que en realidad es, un estanque lleno de larvas tratando de ser libélulas.

En el estanque, las larvas tienen enemigos naturales. Los peces por ejemplo, pueden engullirlas sin dejar rastro. Pero el peor de todos los enemigos de la larva, tal vez es el tiempo. A veces, las larvas no pueden salir a tiempo de su estado de pupa, y mueren. Algunas veces, no viven los suficiente después de haberse transformado en libélulas, las aves, las condiciones climáticas, todo se puede volver en su contra. En cualquier caso, si todo va bien las libelulas en su estado adulto, llegan a vivir solo dos meses.

Pasan al rededor de ocho meses, como larvas en un estanque para luego en el mejor de los casos perecer dos meses mas tarde.  Sin embargo, aquellas que lo logran realizan su vida.

Yo por mi parte, después de haber leído aquel libro, me di cuenta que no había que buscar nada, estaba equivocado. No debía sentirme insatisfecho por nada. Mi vida estaba bien, solo tenia que dejar que continuara su curso.

Que voy a hacer ahora? era la pregunta constante en ese momento, pero poco a poco, como una libélula, que pasa por una transformacion, comence a dejar partes de mi en el follaje. Decidí no andar mas por las ramas. Era hora de emprender un vuelo, un vuelo hacia una vida distinta, llena de emociones.

Asi que junto a otros seres que decidieron volar, estoy disfrutando la vida. Que voy a hacer ahora? jajaja.. Ahora, es algo tonto preguntarlo; lo que todos deberíamos hacer siempre, hacerlo todo y vivir. Disfrutar cada minuto, cada instante, cada persona, cada lugar; pues al fin y al cabo la vida de una libélula, como la nuestra, es eterna por tiempo limitado.

About redbarcheta1

Dany Brown, Santo Domingo, D.N. República Dominicana. Desde el 2004 labora para el Ministerio de Cultura (MC) como profesor de Historia de las bellas artes, en la Escuela Nacional de Artes Visuales.(ENAV) A partir del 2005 es incorporado al Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT), como asistente académico y administrativo. Es miembro de varios grupos socio-culturales y deportivos, entre estos Kiskeya Libre, Taller Narradores de Santo Domingo, y Cicloruta Dominicana.

Discussion

3 thoughts on “El vuelo de la libélula.

  1. Que haras? Agradece cada nueva oportunidad de vida siempre que recibas el amanecer. A Veronika le funciono😉

    Posted by jo | July 19, 2010, 4:47 am
  2. Excelente!! Cuando no sepas qué hacer despolva tu bicicleta y vete a dar una vuelta. Cuando pedaleas todo lo demás se vuelve irrelevante: los sentimientos, los problemas no existen arriba de una bicicleta. En el momento en que tus piernas se sincronizan para empujar la bici hacia delante lo unico importante es el tráfico y los obstáculos que tienes que evadir. Pero siempre, siempre cuando estes en ese proceso nunca, pero nunca debes olvidarte de sentir el viento en tu cara: ahí está la magia.

    Posted by Lulu | July 23, 2010, 3:59 pm
    • Buen consejo Luisa. Lamentablemente, tuve un accidente en mi bici, y estoy fuera de carrera por ahora. Voy a ver si la reparo pronto, para volver a los paseos los domingos. Abrazos.

      Posted by redbarcheta1 | July 23, 2010, 6:30 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog Stats

  • 12,251 hits

Publicaciones anteriores

Derecho de autor

Safe Creative #1206150053838

Filosofia

Holstee Manifesto

%d bloggers like this: