//
you're reading...
Uncategorized

El brazo de un cadáver exquisito.


De tanto caminar el calor empezaba a afectar el buen juicio de ambos. Aun no bien habían caminado dos kilómetros y ya aquel verde que debió hacerles olvidar los caminos a la ciudad de donde provenían, ahora les ayudaba a borrar el sendero a sus identidades.

De momento se detenían confundidos, se restregaban las caras como tratando de razonar lógicamente y retomar el objetivo del viaje.

-Pero, que objetivo? Que viaje? -Exclamó en su perturbación José Arcadio, como cuestionándose sobre sus propios pensamientos.

Aureliano, por su juventud aun resistiendo al calor, le contestó extrañado.

-Señor, acaso no recuerda usted que nos dirigíamos hacia Amarna. Antes de partir, usted mismo me indicó que Amarna, era como una princesa egipcia, rodeada de corrientes de agua. No se acuerda usted?, mire que fué usted mismitico quien me dijo que sus puertas eran dos brazos abiertos. También, dijo usted, o es que no se acuerda? que en Amarana las calles eran trenzas que se tejían infinitamente hacia donde el sol se ocultaba.

O es que a caso ya lo olvidó?

-José Arcadió, se detuvo por algunos segundos a observar a Aureliano extrañado; entornando los ojos como cuando uno ve una visión en el desierto, tratando de concertar si era su imaginación que le hablaba o no.

Entonces asintió con la cabeza frunciendo el ceño, levantando y sacudiendo la mano con el indice apuntando al sol. No dijo palabra alguna, solo continuó caminando, mientras Aureliano, perplejo le pisaba la sombra.

Conforme avanzaba el día, y el sol envestía su andar como toro bravo, sus cuerpos bañados en sudor iban dejando una marca que se desvanecía en el ahora descolorido sendero que habian tomado.

Desde lejos sus tristes figuras parecían cactus que marchaban. Sus cuerpos se encorvaban hacia el piso, y sus manos se alargaban tras sus espaldas.

La escena ya era mortal cuando iniciaron el recorrido, ahora parecía suicida. Aureliano a pesar de su juventud y fortaleza, de repente calló boca abajo sobre el polvoriento camino que los alejaba de Macondo y que supuestamente los acercaría a Amarna.

About redbarcheta1

Dany Brown, Santo Domingo, D.N. República Dominicana. Desde el 2004 labora para el Ministerio de Cultura (MC) como profesor de Historia de las bellas artes, en la Escuela Nacional de Artes Visuales.(ENAV) A partir del 2005 es incorporado al Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT), como asistente académico y administrativo. Es miembro de varios grupos socio-culturales y deportivos, entre estos Kiskeya Libre, Taller Narradores de Santo Domingo, y Cicloruta Dominicana.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog Stats

  • 12,255 hits

Publicaciones anteriores

Derecho de autor

Safe Creative #1206150053838

Filosofia

Holstee Manifesto

%d bloggers like this: