//
you're reading...
Uncategorized

C’est la vie.


Me encuentro ahora de pies frente al horizonte y me abrazo al futuro incierto. C’est la vie.

Nadie a quien importar, nadie a quien buscar. La noche es una infame compañera, y la soledad una ambigua traicionera.
La humanidad se me viene encima. A lluvia de tinta, o debería ser, todo lo inhumano que pueda haber.

En la abismal pulcritud del silencio, uno llega a querer amigos. Otros locos abandonados como yo.
Mis amigos, mis libros, mi música, mi respiración, mis lágrimas, la tinta, y el cuaderno.
Tal vez una lámpara cálida que quiera iluminarme el porvenir.

En momentos como este, me aborda el pesimismo, como si nada fuese a cambiar.

Pero en la vida todo cambia.
Aunque sea para peor, todo cambia.

Ahora, me rio de mí y mi ironía.

Se supone que debería escribir sobre mis metas o propósitos para el mañana.
Pero, Que propósitos? me pregunto, y si mañana no llega?
Mañana podría ser, otra hora temprana del día, o un futuro promisorio, pero no hay garantías, ni de una, tampoco de la otra.

Podría fácilmente quedar dormido en la muerte tras la persecución de la noche eterna, o nunca encontrar una promesa realizada en el futuro.

Pero, C’est la vie.
Hay que seguir viviendo.
Con razón o sin ella, hay que seguir luchando.
Aunque sea por valentía, para que nadie diga que fui un cobarde.

Hay que vivir, por amor a la vida, para experimentar el sufrimiento, y el dolor.
De otra forma, como apreciar el amor y la felicidad.

Tal vez me equivoco.
Nadie siempre está en lo cierto, y nadie siempre se equivoca.
Uno solo queda en el vació, pues en este pensamiento la constante es nadie o nada, que es igual a “emptiness”.

Si me llevo de Rulfo, me quedo mordiendo el mezquite con unos ojos negros, y sin luz, ensombrecido por la inercia, rutina involuntariosa de la derrota.

Si fuese por Cortazar, me despertaria una vez tras otra de un sueño; pensando que estoy muerto  para darme cuenta que yo era la muerte misma.

En caso que prestara atención a Kafka, seguro estaría juzgándome duramente, por cuestiones de las que aun no me he enterado, y probablemente nunca lo sepa.

De cualquier manera amigos míos, estos locos abandonados, me dan algo para no morir, más bien, me dan algo para seguir muriendo.

Todos vamos a ese camino de amarguras, sin distracción alguna, todos vamos marchando al tiempo apropiado.

Pero, aún así seguiremos luchando, seguiremos andando.

C’est la vie.

About redbarcheta1

Dany Brown, Santo Domingo, D.N. República Dominicana. Desde el 2004 labora para el Ministerio de Cultura (MC) como profesor de Historia de las bellas artes, en la Escuela Nacional de Artes Visuales.(ENAV) A partir del 2005 es incorporado al Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT), como asistente académico y administrativo. Es miembro de varios grupos socio-culturales y deportivos, entre estos Kiskeya Libre, Taller Narradores de Santo Domingo, y Cicloruta Dominicana.

Discussion

2 thoughts on “C’est la vie.

  1. Gracias amigo por compartirlo!

    Posted by Jael | May 25, 2010, 1:51 pm

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog Stats

  • 12,251 hits

Publicaciones anteriores

Derecho de autor

Safe Creative #1206150053838

Filosofia

Holstee Manifesto

%d bloggers like this: