//
you're reading...
Uncategorized

Persistencia de la memoria.


Aquella noche el sonido del silencio gritaba a voces la desnudez de las calles circundantes. La brisa fría ni siquiera se molestaba en soplar de un lado a otro como era su naturaleza.

La luna sonriente me sorprendió atado a mi máquina de escribir, mientras el sueño espeso se asentaba en mis parpados, jugando así su última movida; apostaba a ganarme.

El pestañeo era incesante, como las intermitencias de una linterna.  Mi cabeza asentía con el va y ven de una mecedora. Tenía que terminar aquel escrito.  El espacio del comedor donde me encontraba, conectaba con la sala y la terraza a mi izquierda, y era iluminado por una pequeña luz incandescente, que contradictoriamente era fría y blanca.

Podría jurar que cada pestañeo, era más largo en periodos de total oscuridad, mi cerebro preveía la caída del sistema neural. En un momento me desconectaría, y caería, como muerto sobre la maquina en la mesa del comedor. Las tres de la mañana, considero,  es la hora más densa de la noche en la que los sueños se apropian de la realidad.

Pero yo no soñaba, hacía mucho tiempo que deje de hacerlo, solo escribía, y escribía todas las noches, incesantemente hasta que en algún momento me deshacía sobre el teclado de mi máquina de escribir. Nunca podía advertirlo, era un trance involuntario, indetenible.

La persistencia de la memoria, era la critica que escribía esta noche, sobre esa famosa obra de Dalí, donde los relojes se de derretían en todas partes, y el autor con ellos. Era mi trabajo final, me convertiría en un crítico de arte.

Cada segundo que pasaba en el reloj que colgaba en la pared tras mi espalda, sonaba un click, que casi era imperceptible para muchas personas, pero para mí el sonido era ensordecedor. Click, Click, Click..  Me volvía loco pero a la vez, a esa hora me arrullaba, era el canto de cuna que precedía ese momentum de la desconexión.

-Mi cabeza asiente una vez mas y de nuevo el click del cual te comente.

Por un momento, hombre tras la máquina de escribir sonríe.  Yo contengo la respiración, como si no me hubiese dado cuenta de que él me noto.

Pero el se dirige a mí y dice: Ahora te das cuenta, estoy hablando contigo, a ti mismo. No te sorprendas, sabes que es a ti. No, no es a alguien más en el texto, es a ti.

Estoy perplejo, se dirige a mi o a ti, que me lees, o a el mismo?

Que está pasando aquí?

Dios que locura!

El hombre continúa.

-Ya que estas consiente de nuestra conversación, y que no eres una silente estatua que presencia lo que hago, pasa y acomódate en una de las sillas del comedor.

Me detengo a pensarlo un segundo. Donde estaba yo? No quieras contestar por mi?  Yo sé donde estoy, estoy en mi casa, leyendo este libro, y el libro está consciente de que lo estoy leyendo, mientras tú que estas leyéndome a mí… Estas conscientes de que yo estoy consciente de que estamos conversando.

Aquí hay un arroz con mango… Qué diablos… Debo sentarme. Bien ahora que estoy sentado  que?

-El continúa sonriendo, y dice: -No te sorprendas de lo que sucede, es natural, nunca llegamos a comprender el orden de las cosas y sus implicaciones. La memoria con sus complejidades es muy sensible y se desvanece, como el tiempo en la obra de Dalí.

-Sé que te preguntas al igual que yo, al leer este libro, que tiene que ver la memoria, así que le preguntare al escritor… Espera, espera… Si aun no entiendes que esto es real…  …es contigo joder… … Es a ti. No lo sigas negando, no te detengas… y no, esto no es la historia sin fin…  Que vaina!

Pero don… Que tiene que ver la historia sin,  digo, ehm, la memoria, con que yo este leyéndolo a usted, usted sepa que estoy aquí, y que en algún lugar, un extraño me está leyendo a mí.  y el muy sagaz, tal vez piensa que a lo mejor a el también lo están leyendo. Ahh verdad… tú no eres parte de ningún libro… Que sepas tu? Eso pensaba yo!

-Jóvenes, por favor… No discutan… dice el hombre sentado frente a su máquina de escribir.

Les explicare, continua… Existen varios niveles de memoria, y dentro de ellos existe una memoria subjetiva, que algunos le han dado el nombre de memoria colectiva, aquella que por siglos se suma genéticamente a nuestros recuerdos, y nos permite desarrollarnos de manera automática, pasando obstáculos que otros en el pasado no han resuelto.

-Vaahh Cuanta mierda! Oye.  Oye… deja de estar metiendo tus pensamientos de lector aquí.  Que esta vaina es seria… o estamos todos locos o no se?

-Si quieres saber dónde diablos te lleva esto… Deja que el viejo de la porra termine de establecer su idea y luego nos preocupamos, por  cómo  salir de esto.

-Bien… Que siga el don.

-Gracias!..  Pero vamos a darle algo de orden a este asunto… porque creo que puede que a algún cuarto se le este armando el bollo en la cabeza.  Bien… Yo soy yo… o sea… Moore,  el don tras la maquina aquí, es Mark Twain,  No me preguntes porque  escribe de un hombre del futuro al que no tuvo la dicha de conocer, déjale algo a la imaginación del que escribió el libro que estás leyendo… Diantres…

Ok. Tuuuu, pues tu eres tú. No… No me digas tu nombre, bueno, ok. Ese.  Pero de cualquier manera, ya sabes que cuando me refiera a ti…Eres tú. Como te llames. Bien… ok. De acuerdo. Y ya… dejemos que Mark continúe explicando.

Mark, respira profundo agraviado, por la insensatez de la juventud, y continua su exposición:

La memoria a niveles subjetivos no alcanza el nivel del recuerdo, por eso no estamos consientes de que cuando creas algo hay una conexión viva entre tú y lo que creas. Si estás leyendo un libro, aunque no sea de tu autoría,  con tu imaginación y aquello que llamamos memoria colectiva, recreas las escenas que lees dándoles vida a esos personajes,  y lo haces parte de ti, y por tanto para ti cobran vida.

De esta manera, tú interactúas con ellos. O más bien… -ríe Mark,  j aja ja, con nosotros

Si, tu, se que estas vuelto un lio, yo también.  Ok. Mark, mire… aceptemos todo eso que usted dice que me suena a pura patraña. -Interrumpe Moore-, y ya que tenemos esa conexión fantástica con el universo paralelo… que..  No vamos a salvar a fantasía… eso ‘ta quedao. Y tu está desesperado por soltar el libro y ponerse a hacer algo más interesante.

-Mark  responde: tanto a ti Moore, como a la persona con quien hablas, o que te lee, esa que ha estado pendiente de toda esta conversación, les puedo decir lo siguiente. Precisamente, esa es la razón por la que mucha gente ha dejado de leer, no es por desinterés en el tema que tratamos, sino por considerar que pudiera existir algo más interesante que dejar fluir la imaginación.

Siempre habrá una muy buena razón,  y todos tenemos el derecho de hacer con nuestro tiempo lo que queramos, sin embargo, si tu amigo, decide no leerte mas, desaparecerás de sus recuerdos, de su memoria, y contigo, yo desapareceré, y a su vez los personajes con los que yo interactúo.

Se formara, una cadena interminable que deshará la memoria colectiva, y no habrá ya base para crear, solo existirá un vacio y no hablo de la ficción de la nada en la película que mencionaste. Hablo de la realidad, hablo de que la gente simplemente no tendrá fondo en que apoyarse. En la era de la información, la devoraran con ansias y no obtendrán nada, solo textos vacios que se replican a sí mismos, como esos blogs que te enlazan a otros blogs y que te encadenan a una sucesión de la misma basura,  letra sin contenido.

Ahora ya sabes porque me lees.

-Bueno es cierto, que cuando tome este libro del anaquel, tenía curiosidad. Quería sorprenderme, pero nunca pensé que esto podría suceder.

Oye tu, qué opinas de esto?  Mas o menos, ehm… ok, hay ideas que no te quedan claras…  Pero carajo… Si de eso se trata… Usa tu imaginación.  Conecta contigo y con otros…

Otro click, uno más intenso, y me espanto con el ruido de un auto que pasa frente a la casa. Miro el reloj, aun las 3:00 AM; el tiempo parece no avanzar, un sabor amargo en mi boca, la pesadez en mis parpados, ahora las teclas de mi maquina marcadas al rostro… Cada parpadeo parece más largo pero aun así el tiempo no avanzo, no logro soñar,  y todavía  sin concluir la persistencia de la memoria.

About redbarcheta1

Dany Brown, Santo Domingo, D.N. República Dominicana. Desde el 2004 labora para el Ministerio de Cultura (MC) como profesor de Historia de las bellas artes, en la Escuela Nacional de Artes Visuales.(ENAV) A partir del 2005 es incorporado al Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT), como asistente académico y administrativo. Es miembro de varios grupos socio-culturales y deportivos, entre estos Kiskeya Libre, Taller Narradores de Santo Domingo, y Cicloruta Dominicana.

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog Stats

  • 12,255 hits

Publicaciones anteriores

Derecho de autor

Safe Creative #1206150053838

Filosofia

Holstee Manifesto

%d bloggers like this: